¿FUTBOL MODERNO?

Ir abajo

¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Jerezano el Miér Mar 24, 2010 8:27 pm

Hola buenas, ya ke no veo en este foro una seccion de futbol o deportes, me gustaria saber ke es el futbol moderno y porke estan en contra, en mi caso el Kolectivo Sur, estan en contra del futbol moderno.


Asi ke si serian tan amables de explikarmelo y darme una opinion de lo ke ustdes opinais.


Salud camaradasss !
avatar
Jerezano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  zierzo el Miér Mar 24, 2010 9:22 pm

Jerezano escribió:Hola buenas, ya ke no veo en este foro una seccion de futbol o deportes, me gustaria saber ke es el futbol moderno y porke estan en contra, en mi caso el Kolectivo Sur, estan en contra del futbol moderno.


Asi ke si serian tan amables de explikarmelo y darme una opinion de lo ke ustdes opinais.


Salud camaradasss !

Si existe ya un subforo específico para deportes.

El futbol moderno yo lo entiendo como el actual, el que solamente importa el dinero: el futbol negocio. Yo encontraría este futbol como antagonismo al futbol con valores más humanos

zierzo

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 14/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Titor el Miér Mar 24, 2010 10:08 pm

Sin acritud, pero si estás en una peña futbolera que además está en contra deberías saberlo o poderlo preguntar a tus compañeros, ¿no? Very Happy

El fútbol moderno lo entiendo como la conversión de los clubs en marcas corporativas, con merchandising, cotizando algunos en bolsa y valorando más la imagen corporativa del equipo que lo "bonito en sí del fútbol". Los jugadores según esta visión aora son "trabajadores profesionales/mercenarios", restando importancia al amor a los colores, escudo, afición, etc. Aunque en este caso, desde hace más de 50 años es así, cobrando ya desde siempre sueldos desorbitados para cada época.
avatar
Titor

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 08/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  23 de Abril el Jue Mar 25, 2010 1:05 am

Ademas de lo dicho por los compañeros, tambien es el alto precio de las entradas para ver un partido de fútbol en cualquier categoría, la conversión de los club en empresas. En resumen, que el fútbol esté movido única y exclusivamente por el puto dinero



ODIO ETERNO AL FÚTBOL NEGOCIO

23 de Abril

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 11/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Vantaiku el Jue Mar 25, 2010 3:53 am

futbol=deporte, (sí), espectaculo, habilidad, diversión, estrategia, juego en equipo, ejercicio fisico .. como cualquier otro deporte
furbol=negocio (no), buena desdripción la de titor... una expresion capitalista mas. pura basura, lo siento para quien le guste mucho mucho (como tanta gente q se desvive por ello), un engañabobos, pan y circo, nunca me ha atraido yo era de los raritos q en el recreo del colegio prefería hacer otras cosas, eso si un apachanga de vez en cuando con los amigos sienta bien, en definitiva odio la glorificación de este deporte y su mundillo q funciona de una manera repulsiva e insultante
avatar
Vantaiku

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Localización : País Llionés

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Vantaiku el Jue Mar 25, 2010 4:02 am

anecdoticamente dire q en mi vida solo he visto dos partidos de futbol enteros (ahora viene el colmo del foro xd) ha sido a la selección española (del estado español si se prefiere jeje) cuando gano la eurocopa, la final y la seminifal creo, eso si acompañado de unas cervezas y unos verdes para q se hicera mas ameno, semejante toston me seria imposible verlo entero si no hubiera sido así. Y volviendo al colmo.. la selección es el unico equipo de futbol q minimamente puedo sentir ¿propio?
avatar
Vantaiku

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Localización : País Llionés

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  charru el Jue Mar 25, 2010 2:14 pm

Vantaiku escribió:anecdoticamente dire q en mi vida solo he visto dos partidos de futbol enteros (ahora viene el colmo del foro xd) ha sido a la selección española (del estado español si se prefiere jeje) cuando gano la eurocopa, la final y la seminifal creo, eso si acompañado de unas cervezas y unos verdes para q se hicera mas ameno, semejante toston me seria imposible verlo entero si no hubiera sido así. Y volviendo al colmo.. la selección es el unico equipo de futbol q minimamente puedo sentir ¿propio?

puedes sentir??? lo diras por todos los jugadores leoneses de las tres provincias que juegan no? la seleccion solo representa a un estado, el mismo que nos tiene oprimidos, no se de que provincia eres, pero no me puedo creer que sientas antes a la seleccion expañola que a la cultural, al zamora o a la union. salú
avatar
charru

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Localización : salamanca (pais llionés)

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Vantaiku el Jue Mar 25, 2010 2:54 pm

charru escribió:
Vantaiku escribió:anecdoticamente dire q en mi vida solo he visto dos partidos de futbol enteros (ahora viene el colmo del foro xd) ha sido a la selección española (del estado español si se prefiere jeje) cuando gano la eurocopa, la final y la seminifal creo, eso si acompañado de unas cervezas y unos verdes para q se hicera mas ameno, semejante toston me seria imposible verlo entero si no hubiera sido así. Y volviendo al colmo.. la selección es el unico equipo de futbol q minimamente puedo sentir ¿propio?

puedes sentir??? lo diras por todos los jugadores leoneses de las tres provincias que juegan no? la seleccion solo representa a un estado, el mismo que nos tiene oprimidos, no se de que provincia eres, pero no me puedo creer que sientas antes a la seleccion expañola que a la cultural, al zamora o a la union. salú

la verdad es q ni eso, dije la selección (el colmo xdd) xq cuando lo vi parecia q se respiraba emoción en el ambiente y eso, algo q nunca he sentido con otros partidos de futbol (suelen representar mas a los bolsillos de los directivos q a la afición creo yo), por supuesto q si ganan partidos los equipos leoneses me alegra, pero como dije el futbol negocio corrupto me repatea tanto q le he cogido un poco de tirria a este deporte ( a nivel profesional )
avatar
Vantaiku

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Localización : País Llionés

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Vantaiku el Jue Mar 25, 2010 3:02 pm

charru escribió:
Vantaiku escribió:anecdoticamente dire q en mi vida solo he visto dos partidos de futbol enteros (ahora viene el colmo del foro xd) ha sido a la selección española (del estado español si se prefiere jeje) cuando gano la eurocopa, la final y la seminifal creo, eso si acompañado de unas cervezas y unos verdes para q se hicera mas ameno, semejante toston me seria imposible verlo entero si no hubiera sido así. Y volviendo al colmo.. la selección es el unico equipo de futbol q minimamente puedo sentir ¿propio?

puedes sentir??? lo diras por todos los jugadores leoneses de las tres provincias que juegan no? la seleccion solo representa a un estado, el mismo que nos tiene oprimidos, no se de que provincia eres, pero no me puedo creer que sientas antes a la seleccion expañola que a la cultural, al zamora o a la union. salú

por cierto de los equipos leoneses de futbol tal vez me quedaría con la ponferradina q no la nombraste jejej
avatar
Vantaiku

Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 22/03/2010
Localización : País Llionés

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Andalus el Jue Mar 25, 2010 5:35 pm

La verdad es que a mí el fútbol negocio me asquea, me repugna. Tengo la conciencia tranquila de que cuando veo los partidos de fútbol lo hago sin pagar un duro. Pero yo que se... a mí hace relativamente poco el fútbol no me gustaba, pero cuando he vuelto a verlo, yo que se... es algo muy especial, el animar a tu equipo, rodeado de amig@s en un bar, con una cerveza a mano y entre risas y compañerismo, es algo muy especial. Y solamente he visto un partido de fútbol en directo una vez en mi vida, cuando en diciembre de 2007 jugó la Selección Andaluza en Jerez contra Zambia, y la verdad, me lo pasé genial. Yo soy aficionado del Athletic (en temas de familia todo se pega menos la hermosura jeje) y del Málaga porque soy malagueño. Cuando fue el Málaga - Athletic, no hace mucho, miré los precios de las entradas y la más barata no bajaba de 35 euros, por narices tienes que ser abonado para que te cueste un poquitín más barata. En fin, que el fútbol moderno apesta, es el opio del pueblo, pero pocas veces a la semana me divierto más que cuando veo el fútbol con los colegas.

AUPA ATHLETIC!
avatar
Andalus

Mensajes : 125
Fecha de inscripción : 06/03/2010
Localización : Málaga (Andalucía)

http://jaleomalaga.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Astur el Jue Mar 25, 2010 9:05 pm

Yo no soy socio de ningún equipo, ni veo los partidos por televisión. La verdad que paso bastante del tema del fútbol, y aun así ya vi esa frase de "Odiamos el fútbol moderno" escrita, más que probablemente por los Symmachiarii, en el estadio del Real Oviedo C.F. asique debe ser una frase bastante repetida, de esas a las que la gente se apunta ya casi por moda, no sería raro que la mitad de la gente que la dice o escribe tampoco sepa justificarla Vantaiku, pero bueno, quien empezó a decir eso supongo que lo hacía por lo que te comentan por aquí los demás foreros...
avatar
Astur

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 19/03/2010
Localización : ASTURIES

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  charru el Lun Mar 29, 2010 1:26 pm

por cierto de los equipos leoneses de futbol tal vez me quedaría con la ponferradina q no la nombraste jejej[/quote]

jeje cierto, perdon.


Última edición por charru el Lun Mar 29, 2010 1:31 pm, editado 1 vez
avatar
charru

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Localización : salamanca (pais llionés)

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  charru el Lun Mar 29, 2010 1:30 pm

.reportajes:No al fútbol moderno - 2. Lucha de clases*. Esto lo e encontrao por la red.



[Artículo dedicado a Fidel Castro Ruz en el día de su retirada. Gloria y honor a los luchadores socialistas.] Una de las grandes novedades que introdujeron Carlos Marx y Federico Engels en sus aproximaciones a la sociología fue la de abandonar los antiguos patrones usados hasta entonces para estratificar a la sociedad, basados en variables por lo común inmateriales –la casta, el color, la sangre, la lefa y otras circunstancias determinadas por el mero nacimiento-, y decantar el análisis a favor del origen económico de las divisiones (y sus desigualdades consecuentes) existentes en el cuerpo social, reformulando la teoría de las clases sociales que ya había estado presente en el debate académico en boca de teóricos burgueses para situarla en el centro de su análisis hasta el punto de llegar a identificar la lucha entre tales clases como motor prácticamente único de la Historia, así, con mayúscula. Y, en menor medida, no sólo dio dimensión económica a las clases sociales sino que dotó a éstas de la posibilidad de la autoconsciencia, distinguiendo entre la pertenencia objetiva a una clase y la pertenencia subjetiva (algo que ya había adelantado el sucio anarquista Proudhon como condición sin la cuál no era posible la emancipación del proletariado). Estas teorías han sido recientemente ninguneadas hasta el punto de dejarlas al nivel del creacionismo y otros inventos paracientíficos, pero si bien es cierto que el marxismo primigenio ha perdido potencia explicativa en la sociedad actual, no es menos cierto que si cambiamos el foco y aumentamos el detalle de una parte muy concreta de esta sociedad, las constantes identificadas por Marx y sus amigos no es sólo que expliquen algo, es que lo explican todo. Como diría aquél: es la economía, estúpidos. Porque el fútbol, en el terreno de juego, será una sublimación de la guerra y de todo lo que ustedes quieran, pero fuera de él, en los despachos, es una lucha de clases tremendamente desigual, y no sólo por la potencia de fuego de que disponen unos y otros, sino porque unos, los ricos, tienen consciencia de clase, mecanismos de reproducción de las desigualdades y, sobre todas las cosas, el enemigo bien identificado –que, huelga decirlo, se encuentra allende los límites de su propia clase, con la que convergen en intereses- mientras que los otros, los desheredados, siguen con el lirio en la mano creyendo en un marco de relaciones pretendidamente democrático y enormemente permeable en el cual cada uno podrá medrar en virtud de una meritocracia deportiva y que, en el fondo, esto del fútbol es un juego. Pues no, es algo bastante más serio que esto.

Que todo este rollo introductorio no es sólo para que os culturicéis un poquito, que buena falta os hace, sino para contextualizar en su justa medida la aparición –el pasado 14 de febrero, ahí estamos, mordiéndole el culo a la actualidad- de la Rich List de 2007 que elabora desde hace ya once años la consultora Deloitte. Otra manera de enfocar el tema hubiera sido al estilo Marca: el Madrid es el club más rico del mundo, y andando. Pero aquí las cosas las hacemos de otro modo, así que a diferencia de aquellos no nos limitaremos a copiar la noticia de agencia (más que nada porque no tenemos acceso a las noticias de agencia, no se crean que es por ética profesional o falta de ganas) sino que nos hemos esforzado por conseguir el informe completo –y no sólo el de este año- para poder pontificar libremente, que es lo que hacemos siempre pero, esta vez, apoyados por un argumento más sólido que la negrura de nuestros cojones.

La Deloitte Football Money League, también conocida como Rich List, es un análisis anual en el que la consultora Deloitte clasifica desde la temporada 1996/97 a los 20 clubes de fútbol más ricos de todo el mundo en función de sus ingresos. Repito: ingresos. No he dicho nada de número de socios, aficionados, audiencias televisivas, resultados deportivos (repito: no he dicho nada de resultados deportivos), valor estimado, valor de marca, ni tan siquiera nivel de deuda (repito: ni tan siquiera nivel de deuda). Que todo parece lo mismo, y en el fondo, no nos vamos a engañar, todo está relacionado, pero, para lo que nos ocupa, hablamos sólo de ingresos (y confío que repitiéndolo por última vez –he dicho ingresos- la cosa habrá quedado suficientemente clara). Que le pongo tanto ahínco porque el hecho de aparecer en esta clasificación no significa ser “el más rico” –ya me contaréis qué es ser el más rico, si el que más tiene, el que más gasta o el que más gana-, ni tampoco significa llevar unas cuentas saneadas (y sirvan para esto dos ejemplos: el Chelsea, que hasta hace nada perdía dinero año a año, al mismo ritmo que iba escalando posiciones en la Rich List, o el Leeds, que aparecía en la posición 16 el año 2004 y ahora lo pueden buscar en las páginas de “Sports and leisure” del West Yorkshire Independent). Aparecer en esta lista significa que ingresas mucha pasta: lo que hagas con ella ya depende de cada cual.

A grandes rasgos, hay ciertos patrones que permiten una lectura en clave “nacional” de los datos que ofrece Deloitte. Mientras que en España y sobretodo Italia la estructura de ingresos se desequilibra por la parte de los derechos televisivos, en Inglaterra lo hace por el ticketing (la explotación del “estadio” en toda su extensión), en Alemania por el flanco comercial (aunque gracias a la celebración del Mundial los clubes disponen de unos estadios de última generación a los que sacarles partido) y en Francia… bah, en Francia están bien jodidos. Y ya: cinco países, llámenles los Big Five y parecerá que han estudiado en ESADE (entre estos países acaparaban el 82% de cuartofinalistas de la Champions entre 1997 y 2003). Luego hay anomalías que van apareciendo cada año: que si un portugués, que si un escocés, algún holandés o hasta una sola y remota vez un portugués de allende el Atlantico… y nada más, portugueses (poco) y escoceses (a menudo, a pachas entre Celtic y Rangers) son la nota exótica en una clasificación que es de alcance mundial pero a la que jamás logran acceder países de “mercados” periféricos –muy especialmente los sudamericanos-, que se hartan de ganar cosas, de meter gente, mucha más de lo que la ley y el sentido común permiten, en los rediles que tienen por estadios, de vender jugadores a precio inflado a Europa… y nada, chupando rueda, que con lo que se gasta un argentino, un brasileño o un chileno –o incluso los tres juntos- en su equipo en todo el año aquí no entramos a tribuna en un partido de Champions para algo que no sea limpiar los suelos.

Los clubes ingleses son los más ricos. Así, a lo bruto. Luego es lógico que aparezcan tantos, hasta seis (Manchester, Chelsea, Arsenal, Liverpool, Tottenham y Newcastle), en la lista de este año, y más que van a aparecer a la que negocien las nuevas cuotas televisivas, por un lado, y vayan llegando más ricachones que prefieran gastarse su pasta en un club de balompié -aunque le llamen soccer- antes que en una señorita joven de buen ver con el reloj biológico totalmente desbocado. Que aunque parezca mentira, menos disgustos da el fútbol, a no ser que se sea del Atleti. El mercado de fútbol está tan desarrollado en las islas británicas que por poco bien que hagan las cosas le sacan a los aficionados hasta los higadillos (cosa que descubrieron en los años ochenta cuando, con la intención de echar a los hooligans de los estadios, multiplicaron por n los precios de los abonos y el resultado fue… ¡que los hooligans de toda la vida los seguían pagando!). Claro que con la historia de que te soplen cantidades ingentes de libras por cada partido se han sentido en la obligación moral de ofrecer algo más que una hora y media de ultratenis, y han desarrollado toda una “experiencia” alrededor de sus instalaciones que llega a justificar que una persona pase más de seis horas en el estadio –incluso con la familia, joder, ni tranquilo le dejan a uno ir al fútbol- el día de partido con actividades tan excéntricas como tener un mago del club (y nos reíamos de los psicólogos de Floro). No es tan importante para esto la capacidad de los estadios sino una buena estrategia que actúe como un imán en tu bolsillo. ¿Les parecen fuera de lugar los palcos privados en, pongamos por caso, el Carlos Belmonte? Esto es sólo el principio.

Inglaterra, a la cabeza de Europa. Una nueva Revolución Industrial.

España está en segundo lugar en esta particular carrera armamentística, aportando a Madrid, Barcelona y Valencia. El Real Madrid ha completado tres años, tres, a la cabeza de la lista, y el Barça, después de la llegada de los Power Point Boys al poder en 2003 (cuya política económica pivotó alrededor de invertir en el equipo para conseguir ingresos –de nuevo, los ingresos- de inmediato, antes que preocuparse por sanear el club a través de políticas de contención), ha merodeado siempre las posiciones del top five. El modelo español se basa, más que nada, en la negociación insolidaria de los derechos televisivos. La gracia consiste en negociar por separado con distintas operadoras (cosa que me recuerda que buena parte de la culpa del estado de las cosas la tiene la desregularización de los espacios radioeléctricos, o sea, la aparición de las privadas con el fin de los monopolios de las televisiones públicas, y las mejoras tecnológicas que lo han agravado, puto pago por visión) para obtener mejores beneficios individuales aún a costa de desfavorecer los resultados del conjunto. Así es España, no les decimos nada nuevo: Barcelona y Madrid sacan un pastón, pero este pastón no compensa la pérdida global de los equipos de la Liga, que se ven gentilmente arrastrados al fango y condenados por los siglos a no comerse un colín. Repetid con nosotros: gracias, Madrid y Barcelona. Cabe añadir, además, un par de consideraciones: el Madrid ha despegado en la clasificación gracias a los galácticos y a las famosas camisetas de Florentino, y está por ver cómo de sostenible es el modelo cuando el cuerpo que rellena la camiseta es el de Pepe en lugar del de Beckham (desde aquí proponemos que sigan vendiendo camisetas con la cara de Beckham, que los chinos no se darán ni cuenta, como no se dan cuenta del alto porcentaje de falsificaciones que hay del merchandising oficial del Real Madrid, que les van a joder las cuentas); que el Barcelona es el club más capaz a la hora de equilibrar el modelo de negocio (ha conseguido que cada partida de ingresos sea un tercio del total, protegiéndose contra cualquier eventualidad en una de ellas) a la vez que genera expectativas con su nuevo estadio; y que el Valencia aparece o desaparece en función de lo que haga en la Champions, y no por los premios de la Champions en si, sino por la cuota de derechos televisivos que le corresponden de ella (tal es la volatilidad para los que compiten en la franja baja de la aristocracia futbolística que dependen de la coyuntura deportiva, los pobres). Y aún hay otra cosa que caracteriza al modelo español aunque Deloitte no tenga los huevos de dejarlo escrito: cuando en España alguien tiene algún problema se tira de la gran herramienta de management llamada “recalificación” y listos, sirvan como ejemplo tanto el Madrid (las famosas torres), el Barcelona (los terrenos del Mini) o el Valencia (el nuevo Mestalla), demostrando que da lo mismo ser SAD que no serlo para mangonear de la caja pública y conseguir una inyección de liquidez nada desdeñable. Para qué queremos a un ruso, teniendo alcaldes y diputados. Que inventen ellos.

He aquí el modelo español: Madrid y Barcelona haciendo gala de su solidaridad. Solidaridad entre ellos, quiero decir.

Y en el tercer lugar del escalafón van los italianos: Milan, Inter, Roma y Juve. Lo más cachondo de los italianos es que no sacan un puto duro de sus estadios, en parte porque no son suyos (la mayoría son de propiedad pública) y en parte porque no va ni Dios (Milan e Inter son los que más gente consiguen atraer, una media de cincuentaymuchosmil, que no estaría nada mal si no fuera porque en San Siro – Giuseppe Meazza caben ochentaytresmil -83.000- personas… a años luz de la pobre Juventus, que parece que juegue a puerta cerrada). Sin embargo, con un modelo de negociación de derechos televisivos calcado al español, con el añadido de que un tal Silvio Berlusconi –que viene a ser en si mismo la suma de todos los alcaldes corruptos del modelo español- manda en el país y en las teles, consiguen unos contratos estratosféricos, negociados no por el rendimiento deportivo de los clubes –de qué sino iba a conseguir un puto duro la descendida Juventus- sino por su atractivo comercial. Veremos qué pasa con los italianos a partir de 2010, cuando se imponga el método soviético de negociación de derechos televisivos (y si desaparece Silvio de la vida políticoeconómica).

A los votantes de Berlusconi no les gusta al fútbol, pero a Berlusconi sí.

Completan este repóker de los Big Five franceses (Lyon y Marsella) y alemanes (Bayern, Hamburgo, Schalke y Werder Bremen). Los alemanes han sabido sacar provecho de su Mundial: no sólo consiguieron una clasificación mejor de lo que jamás podrían haber soñado con un seleccionador que ni siquiera vivía en Alemania (que tomen nota los iraníes), sino que los clubes recibieron en herencia algunos de los mejores estadios del mundo y parece que están empezando a rentabilizarlos. Únanle a esto que Alemania es, junto con los Estados Unidos –pero allí no saben jugar al fútbol, todavía-, el país del mundo con la mayor industria de ropa y accesorios deportivos y aderécenlo todo con el hecho de ser el mayor mercado interno de toda la UE –tanto en número como en poder adquisitivo- y entenderán por qué aparecen tantos alemanes, y los que faltan por llegar. Los franceses, en consonancia con su ser, están a medio camino de todo lo anterior: lastrados por una negociación colectiva de los derechos de televisión que pertenecen a la Liga y no a los clubes (en Inglaterra y Alemania también se negocia así pero a) los clubes son copropietarios de los derechos y b) hay muchísimo más dinero a repartir), el Lyon ha sido incapaz de rentabilizar en Europa sus seis ligas consecutivas mientras que el Marsella post-Tapie aparece gracias a su desempeño deportivo, por lo que le auguramos un futuro bastante negro a corto plazo –y es que ser marsellés y pertenecer a cualquier tipo de aristocracia es algo que no acaba de encajar-.

El eje francoalemán: en manos de Adidas y de las operadoras televisivas.

El mercado del fútbol no para de crecer, en unos sitios más que en los otros. Un 11% más ingresan los 20 clubes de la Rich List que los 20 del año pasado, y triplican a los ingresos sumados de la primera lista que realizó Deloitte hace diez temporadas. Esto es un no parar, una inversión infinitamente más segura que las constructoras o Afinsa, y no tiene visos de aflojar, no al menos entre la clase alta que nos ocupa. El dinero entra a espuertas, pero va cada vez a menos manos y lamentamos comunicarles a los que hoy no participan del reparto que nadie les va a invitar a ello en años venideros. Lean a Marx, cojones.

Ya lo ven. Hay once clubes (doce, si consideramos al Chelsea, que sólo no estuvo presente en el primer año) que aparecen cada puto año, uno detrás de otro, en la lista de marras de los que más pasta ingresan. Y no sólo eso, sino que dentro de la Rich List los patrones de estabilidad son evidentes y se replican, y acceder al top ten es chungo de cojones, posible sólo si pasan cosas raras como que un magnate ruso empiece a volcar dinero a fondo perdido o que un juez del Torino te mande a segunda división. Y ni con esas han conseguido descabalgar a la Juventus de la clasificación y se convierte en el primer club que no es de la primera división de un país europeo en aparecer en ella (cosa que tiene más guasa si tenemos en cuenta que a su estadio no van ni los nietos de los Agnelli). Y estos patrones de estabilidad significan que la propia lista se está polarizando, definiendo una aristocracia económica dentro de la propia clase alta (mandando a unos cuantos a una clase media que, con el tiempo, se dispersará en el marasmo de clubes proletarios del mundo, clase subalterna), absolutamente impermeable, y que cada día que pasa se vuelve más y más difícil, por no decir imposible, secar la distancia entre unos y otros a base sólo de logros deportivos. La UEFA lo sabe y para evitar que los equipos de la lista se vayan con sus estrellas a otra parte, utiliza la Champions –y sus derechos de televisión- como herramienta de redistribución… entre los clubes que ya son ricos. Igual que la Banca, en la sociedad. Hoy en día los logros deportivos no son la causa sino la consecuencia de aparecer en los puestos de cabeza de la Money Football League, y ganar –o casi- cosas, por importantes que sean, no es una ventaja competitiva sostenible para los clubes “modestos” (modestos entre los ricos, se me entienda, que no estamos hablando de la Gimnástica Segoviana), y atentos que viene un yoyalodije marca de la casa: no esperen que el Valencia aparezca en la clasificación del año que viene. Pero se ve que no somos nosotros los únicos aficionados a hinchar el pecho y los cojones a base de acertar yoyalodijes, y los chavales de Deloitte nos pasan una lista de los que están a las puertas del Club Social de los Clubes la Hostia de Ricos. Sorpréndanse:

No, el Sevilla no está en las puertas de la Rich List, diga lo que diga la IFFHS o su porquero. Dinamarca mola.

Les contaré un pequeño secreto, que no tiene tanto que ver con los ingresos sino con su reverso: los gastos. Se ha estudiado, y bien estudiado, la relación entre los salarios pagados a precio de mercado y los éxitos deportivos de un equipo. La conclusión en una serie de 10 años para la Premier parece obvia: los “mejores jugadores”, siendo los más caros a precio de mercado, ganan más títulos. Y sorpréndanse ahora: los que más dinero pagan a sus jugadores… más ingresos generan, hasta el punto que el equipo que en 1999 soportaba una menor carga relativa de salarios era, tachán, el Manchester United. Más pagas, más ganas (en dinero y en copas), y viceversa, y así hasta el infinito, y ay del que se haya montado en el vagón de cola (porque no serán ustedes de los que creen que lo del Villareal es un milagro, ¿verdad? Lo que es, en realidad, es el cuarto presupuesto de la Liga). Ferran Soriano lo dijo sin vergüenza (claro que lo dijo en el Expansión y no en el Marca, hecho por el cual ha pasado esto desapercibido para la gente del fútbol pero no para la de la empresa): “una de las ideas que están en la base de la estrategia que estamos siguiendo en el Barça: en la industria del fútbol el tamaño importa, y mucho. El club tiene que ser grande, tiene que crecer y hacerse global”. Su puta madre. Esta es la receta, por si nos lee algún director general de algún equipo de provincias, aunque nos tememos que no es tan fácil como parece: 1) exploten el apoyo local, rentabilizando sus instalaciones, b) amplíen su base de apoyo globalizándose a través de los medios y negocien un buen contrato y c) colóquenle a esta base ampliada todo lo que sea susceptible de ser vendido, a través del merchandising, el patrocinio o robándoles la pensión, si fuera menester.

Qué curioso: los diez clubes más ricos aparecen entre los doce mejores clubes en la Champions. Qué casualidad.

Esto es el fútbol del futuro, el fútbol moderno. Esto y no otra cosa. Un mojón del tamaño del Allianz Arena. Acostúmbrense a empezar a hablar del fútbol como “la industria del fútbol” (una industria que, como el capitalismo o el ir en bicicleta, exige la expansión constante como única alternativa de supervivencia) y de los fichajes como “inversión en mejorar el producto” y toda cuanta traslación del lenguaje del management y el marketing se les ocurra para sustituir los códigos tabernarios obsoletos que hemos usado hasta hoy para hablar de nuestro sagrado deporte. Seguiremos el fútbol como hoy los yuppies siguen la lucha CocaCola vs Pepsi en los periódicos de color salmón. Nuestro papel es el de consumidor, igual como consumimos millones de productos más, y el objetivo de las empresas es el de conseguir de nosotros el máximo desembolso posible durante el máximo de tiempo posible. Insisto con Soriano: “(…) los años 80 en que la gestión de un equipo de fútbol era muy parecida a la de un circo, con casi el 100% de los ingresos provenientes de las taquillas, hasta el siglo XXI, en que los grandes clubes se han convertido en empresas de entretenimiento global (como Walt Disney o Warner Bros), en que los ingresos se reparten a partes iguales entre taquillas, televisión y marketing”. Su puta madre bis. Pronto podremos ver a Messi haciendo de botones en el Castillo Cenicienta de Eurodisney, o al Madrid jugando los cuartos de la Champions contra Mickey Mouse en el Disney Channel y si nos damos prisa a las dos plantillas enteras ocupando una residencia en Hogwarts. Y miedo me da como puede evolucionar el fútbol viendo como han revitalizado el circo los cursis y horteras del Cirque du Soleil.

Proletarios del fútbol del mundo: uníos. No al fútbol moderno.

http://www.lapaginadefinitiva.com/weblogs/futbol/?p=309
avatar
charru

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 23/03/2010
Localización : salamanca (pais llionés)

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Titor el Lun Mar 29, 2010 10:20 pm

Ya que estamos posteo este artículo. Ya tiene un tiempo y seguramente varios de vosotrxs ya lo conoceréis:

Historias de fútbol rebelde y rebeldes del fútbol

Camilo Rueda Navarro
Agencia Prensa Rural


El deporte más popular del mundo, que ha sido definido como "religión de laicos" y "opio del pueblo", tiene una historia alternativa poco conocida y deliberadamente omitida, que tiene una faceta que lo vincula a formas organizativas de la clase trabajadora y a manifestaciones de resistencia y rebeldía. He aquí algunas de ellas:
Glasgow: fútbol, política y religión

(JPG) A Glasgow, una de las principales ciudades escocesas, arribó a lo largo del siglo XIX una gran migración de irlandeses católicos que huían de la pobreza. En 1888, la colonia irlandesa en la ciudad funda un equipo de fútbol para recolectar fondos con el fin de financiar obras benéficas para los niños pobres. Es así que nace el Celtic.

Un obispo protestante, para contrarrestar la popularidad que adquiría el nuevo equipo, funda el Rangers, que se proclama con una adscripción religiosa y política. Pronto la rivalidad entre los dos equipos polarizó la ciudad, ya que el Celtic representa a los descendientes de los inmigrantes irlandeses, a los nacionalistas, a los pobres y a los católicos, mientras el Rangers es la escuadra de los protestantes, de los unionistas británicos y de la élite.

A tal nivel llegó la polarización, que la directiva del Rangers determinó como política no contratar jugadores católicos. Esta actitud excluyente favoreció al Celtic, que con una postura pluralista, se hizo en sus filas con los mejores jugadores de la ciudad. A los pocos años, el Rangers debió retractarse de su actitud.

En 1967 fue el mejor momento del Celtic, que conformando un equipo de sólo jugadores nacidos en Glasgow, ganó la liga escocesa, la copa de Glasgow y la copa de Europa, siendo el primer club británico en obtener el más importante título de clubes europeo. Este conjunto se caracterizó por jugar un fútbol ofensivo, creativo y estéticamente atractivo.

Al lograr el título, este conjunto fue bautizado "los leones de Lisboa" por la heroicidad mostrada en la final, disputada en la capital portuguesa frente al Inter de Milán, que practicaba el tradicional esquema ultradefensivo italiano. Los interistas se fueron arriba a los siete minutos de juego con un penalti inexistente. De ahí en adelante los experimentados jugadores italianos defendían a muerte el resultado, pero el Celtic logró empatar a los 18 del segundo tiempo, y consiguió el gol de la victoria apenas a seis minutos del final. Este histórico capítulo perdura en la memoria colectiva de la hinchada católica.


El clásico de Estambul: Europa contra Asia, ricos contra pobres

La histórica capital turca se extiende sobre las costas del estrecho de Bósforo, que divide la ciudad en dos orillas, cada una en un continente distinto. El clásico o derby de Estambul es disputado por los históricos equipos de Galatasaray y Fenarbahce, y es uno de los que más rivalidad despiertan en el mundo del fútbol europeo.

Galatasaray nació y tiene su sede en el lado europeo de Estambul y es el equipo de la aristocracia. Fue fundado en el seno del Liceo Galatasaray, un prestigioso colegio fundado en 1481 donde estudian los hijos de las familias más acaudaladas del país, lo que le da una carga tradicionalista y elitista.

Por su parte, el Fenerbahce nació "en la calle", tiene asiento en la orilla asiática de Estambul y es el equipo de la clase trabajadora y de los humildes. Además tiene un origen particular, pues en 1907, cuando se creó el club, regía una ley que prohibía el fútbol, así que el Fenerbahce nació en la clandestinidad en el distrito del mismo nombre, que en turco quiere decir "faro del jardín" ("fener" significa faro y "bahce" jardín).


Ambos equipos están en la misma ciudad, pero están en dos orillas y dos continentes distintos. La rivalidad estalló en 1934, cuando en un partido "amistoso" los jugadores de ambas escuadras se destacaron por la violencia con la que lo disputaron, lo que desencadenó una batalla campal entre las dos hinchadas. Este incidente causó la ruptura de las relaciones entre ambos clubes. Desde ése momento hasta hoy, cuando se enfrentan estos dos equipos, generalmente hay disturbios y desórdenes callejeros. Cuando hay clásico, los hinchas del Fenerbahce reciben a sus rivales con la sentencia: "bienvenidos al infierno", y el estadio, literalmente, arde.


El futbolista maoísta

En la década de 1970 hubo un futbolista que era seguidor de Mao Tse Tung y la revolución cultural china. Ese jugador era el alemán Paul Breitner, quien como muchos jóvenes de Alemania y el mundo en los setenta, era seguidor de Mao y la Revolución China. Breitner pertenece a la generación de mayo del 68, partidario de Ho Chi Minh, lector del Libro Rojo y admirador del Che Guevara.

Llegó a ser jugador profesional en 1970, jugando de lateral izquierdo. Con apenas 22 años y luciendo el famoso "afro", fue campeón mundial con la selección de la República Federal de Alemania, anotando el gol en la final ante Holanda, la sorprendente naranja mecánica. Pese a esto, no tuvo nunca una buena relación con la selección nacional, llegando a renunciar tres veces.

Breitner pasó a jugar en el medio campo al ser fichado por el Real Madrid, cuya llegada al club merengue era equivalente a la de un marciano. ¡Un maoísta en el club de Franco! Encontrándose allí dio muestra de su rebeldía al dar medio millón de pesetas como donativo a obreros metalúrgicos de la fábrica Standard que se encontraban en huelga. Su oposición al capitalismo, encarnado en los dirigentes del Real Madrid, le valió que el club lo declarara "jugador conflictivo" y cancelara su contrato, regresando a su club de origen: el Bayern de Munich.

Breitner fue campeón de la copa mundo en 1974, subcampeón mundial en 1982, campeón de la copa Europa de naciones y campeón de la copa de Europa de clubes, logrando también varios títulos nacionales. Por su excelente rendimiento futbolístico y su potencia fue calificado como el mejor centrocampista alemán. Se dijo de él que era un futbolista "capaz de pensar y poner en práctica con las piernas lo que concebía con la cabeza". Todo en 13 intensos años de carrera futbolística, retirándose en 1983 por una lesión. Un año antes, el Partido Comunista Chino había abandonado oficialmente el maoísmo.
La democracia corinthiana

En Brasil, al iniciar la década de 1980, la dictadura militar (1964-1985) perseguía a los movimientos democráticos que pedían "direitas já" (elecciones). Sócrates, el mítico jugador del Corinthians, capitán del club y de la selección nacional, propone un movimiento interno en el equipo para adherir a la campaña política contra la dictadura, y empiezan a jugar con un brazalete amarillo, color que identificaba al movimiento político de oposición.

Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira, que era llamado "El Doctor" por haber estudiado medicina, utiliza su talento con la pelota para crear conciencia y denunciar los problemas sociales de su país. Comenzó promoviendo la lucha contra la pobreza y proponiendo dar techo a los marginados, y terminó siendo un líder carismático del pueblo pidiendo el fin de la dictadura. Se hizo célebre por su barba, su melena y su rebeldía dentro y fuera de la cancha.

En el ámbito deportivo, Corinthians instaura un método de asamblea interna permanente para conseguir un sistema de juego que los llevara al campeonato, luego de veinte años sin conseguir el título. Así mismo, todas las decisiones importantes del club se decidían colectivamente, y todos tenían derecho al voto. Fue la famosa democracia corinthiana, donde el director técnico, Atilson Monteiro Alves, era una especie de secretario de la puesta en marcha del debate colectivo promovido por Sócrates y las demás figuras del club, que se regía al estilo de una cooperativa. No en vano Alves era sociólogo y ex militante universitario. Otro de los jugadores destacados fue Wladimir, por entonces abanderado del Sindicato de Jugadores Paulistas y, aún hoy, militante de izquierda.

"La democracia corinthiana estaba revolucionando el modo de gobernar a los clubes, y además era combustible para las masas que peleaban por derrumbar a la dictadura", declaró Juca Kfouri, director de la revista deportiva Placar en ésa época, publicación que apoyó las propuestas del Corinthians.

Con su revolucionario método de organización interna y una postura política clara, Corinthians volvió a salir campeón, contra viento y marea, y contribuyó a poner fin a la dictadura, que se derrumbaba poco a poco. La consigna política fue abrazada con enormes banderas amarillas por la "torcida" corinthiana, banderas que pasaron a flamear, desafiantes del régimen militar, a todos los estadios de Brasil en las manos de otras hinchadas que adhirieron.

La democracia corinthiana fue el tema central de un libro de Jorge Amado que lleva ése mismo nombre, y fuente de inspiración de una canción del cantante Gilberto Gil. También fue filmado un documental sobre la vida de Sócrates, realizado por los cineastas Fernando José da Silva y Reinaldo Volpato.
Comunistas y fascistas en Italia

Livorno es una ciudad obrera, puerto industrial y cuna del Partido Comunista Italiano. Por esto, ser de Livorno y ser de izquierda es algo natural. Allí nació Cristiano Lucarelli, un niño que soñaba con ser futbolista. Su padre era cargador portuario, afiliado al sindicato y militante del partido. El niño Cristiano estuvo rodeado desde nacer por banderas rojas del PCI y del Livorno, el equipo de la ciudad.

A los 22 años llegó a la primera división, jugando con el Perugia. Luego pasó por Cosenza, Padua y Atalanta. Su fructífera carrera como delantero hizo que fuese fichado por el Valencia de España. Volvió a Italia donde pasó por el Lecce y el Torino. Al finalizar la temporada 2002-2003, el equipo de su ciudad natal, el Livorno ascendió a la segunda categoría. Este hecho marginal para el fútbol italiano cambiaría el rumbo del joven Lucarelli, quien quería volver a su casa natal, donde nunca había jugado. El Livorno no podía pagarle más que un modesto salario, pero Lucarelli aceptó, rechazando ofertas millonarias y la fama y comodidad de otros clubes. Este hecho es relatado en el libro "Quédense con sus millones".

En la temporada 2003-2004 Lucarelli fue el goleador del campeonato, logrando el milagro de cumplir el sueño de los livorneses: ganar la liga y ascender a primera categoría. No sólo ganó el campeonato, el titulo de goleador y la capitanía del equipo, sino también el cariño y simpatía de toda la ciudad, pues Cristiano Lucarelli siempre se ha declarado izquierda, de la clase trabajadora, y ha llegado a apoyar, recurriendo incluso a su bolsillo, obras benéficas y huelgas de obreros.

Lucarelli había jugado en la selección italiana sub `21 en 1997, con la cual anotó diez goles en la misma cantidad de partidos. El gol que anotó frente a Moldavia lo celebró mostrando la camiseta con la efigie del Che Guevara que portaba por debajo de la oficial, imagen que se vio televisada en directo, y lo que le valió la censura de los dirigentes del calcio, quienes presionaron para evitar nuevas convocatorias de Lucarelli en los seleccionados nacionales. Solo hasta 2005 volvería a lucir la azzurra.

Con su debut en primera con Livorno Lucarelli se proclamó máximo goleador del campeonato 2004-2005, luciendo el número 99, año de fundación de las Brigadas Autónomas Livornesas (BAI), la barra del club toscano. Sus goles, que festeja con el puño izquierdo en alto, garantizaron que el equipo izquierdista permaneciera en primera categoría, algo que nadie esperaba. Y más aún, se clasificó a la copa UEFA, campeonato en el cual, con un equipo luchador y compacto, llegó a rondas finales.

En octubre de 2005, el alcalde de Livorno organizó el encuentro de Lucarelli con la hija del Che, Aleida Guevara, quien visitaba Italia para recoger fondos para el hospital pediátrico cubano donde trabaja. Entre un entrenamiento y otro, el jugador comunista sacó tiempo para entrevistarse con ella, quien también se reunió con líderes de las BAI, que usan banderas con la imagen del comandante cubano-argentino. Aleida aseguró que "ese rostro es un símbolo de lucha. Espero que no se quede sólo en un mito, sino que sea un emblema para crear un mundo mejor".

Pero si la izquierda tiene a Livorno y a Lucarelli, la derecha tiene a Lazio y a Paolo Di Canio, fascista confeso que llegó a ser penalizado por realizar el saludo fascista durante la celebración de un gol. Di Canio es el ídolo de los hinchas de Lazio, de marcada tendencia ultraderechista. Estas adhesiones hicieron que el juego Livorno-Lazio fuera todo un clásico con tintes políticos, donde se jugaba más que el resultado.

En julio de 2007 Lucarelli termino su ciclo en Livorno y partió al fútbol ucraniano, no sin antes hacer una promesa: invertir la mitad de su sueldo anual de cuatro millones de euros en un diario local de la ciudad para la creación de nuevos empleos. Fiel a su ideología y a su hinchada, cumplió con ello.


Nacionalismo catalán en la cancha

Oleguer Presas Renom, nacido en Cataluña en 1980, es defensa central del FC Barcelona desde el 2002. Oleguer se ha declarado de izquierda, independentista catalán y partidario de la condonación de la deuda externa de los países del tercer mundo. Ha participado en manifestaciones contra la guerra de Irak, contra los skinheads neonazis de Sabadell y contra la globalización capitalista.

Por su militancia política se ha convertido en uno de los ídolos de la afición del Barcelona, equipo definido por Manuel Vázquez Montalbán como "el ejército simbólico desarmado de la catalanidad". Presas ha recibido así mismo numerosas críticas en otros sectores. En abril de 2006 publicó, junto a su amigo Roc Casagran, el libro "Camí d'Ítaca" (Camino a Ítaca), en el cual da a conocer sus reflexiones sociales y políticas.


Oleguer Presas Renom. Al fondo, pancarta invitando a boicotear a Kelme.

En febrero de 2007, el jugador azulgrana publicó un artículo de opinión donde se refiere a la situación del militante etarra De Juana Chaos, en huelga de hambre durante meses en protesta por la prolongación de su encarcelación tras cumplir su condena de 18 años. En el artículo, Presas critica el funcionamiento del estado de derecho español y su sistema judicial, lo que generó una aguda polémica y provocó que la marca deportiva Kelme cancelara el contrato de patrocinio que le vinculaba. La firma deportiva lo justificó diciendo que "contrata futbolistas y no políticos". Diarios independentistas e hinchas de Cataluña y el País Vasco iniciaron una campaña a favor del jugador catalán y una iniciativa de boicot a Kelme.

Es apenas el más reciente episodio de pugna político-deportiva en el estado español, que en su haber tiene: la clausura del campo del Barça en la década de 1920 por el dictador Primo de Rivera, alegando la catalanidad de su hinchada; el fusilamiento por los franquistas de su presidente al iniciar la guerra civil; la gira por Europa y América de una escuadra del Barça para buscar apoyo y recolectar fondos para la resistencia republicana; la pretensión de convertir el estadio de Barcelona en parqueadero de tanques al iniciar la dictadura franquista; y la reivindicación de la nacionalidad catalana en las tribunas del Camp Nou.



Los rebeldes antifascistas del norte

El puerto de Hamburgo (Alemania) ha sido tradicionalmente una ciudad obrera y popular. Uno de sus distritos, el Sankt Pauli, es hogar de jóvenes y trabajadores, y se ha caracterizado por ser un lugar inquieto, descomplicado y rebelde, refugio de punks y okupas. Todo un gueto en medio de la estrictez alemana.

El equipo del distrito, el FC Sankt Pauli, es una de las muestras de su particularidad. Sus emblemas son los de los piratas, y es un equipo proclamadamente antifascista, antirracista, antisexista y antihomofóbico, postura consagrada en los estatutos del club. Su hinchada se declara de izquierda y utiliza logos antifascistas. En 1977, al llegar a primera división, entró a la élite del fútbol en pleno apogeo del movimiento punk, convirtiéndose en todo un símbolo social y cultural. Su pequeño estadio, Millerntor, se atesta de hinchas mujeres y homosexuales. El St. Pauli abre sus partidos de local con "Las campanas de los infiernos" de la banda AC/DC, y muchos músicos alemanes y europeos se han declarado hinchas del "equipo pirata".

Su filiación le ha traído conflictos con hinchas neonazis, como la rivalidad surgida con el Hansa Rostock en la década de 1990, debido al gran número de neonazis hinchas del Hansa. Así mismo, se ha agudizado el hostigamiento con el rival de patio, el Hamburgo, el que también cuenta con grupos de hinchas neonazis.

El St. Pauli también ha sido activo en acciones benéficas y humanitarias. En 2005 el club, el equipo y los hinchas iniciaron la campaña Viva con agua de Sankt Pauli, con la que se recaudó dinero para dispensadores de agua para escuelas en Cuba. También fue anfitrión de la Copa Mundial FIFI en el 2006, un torneo alternativo de selecciones nacionales no reconocidas por la FIFA como Groenlandia, el Tíbet y Zanzíbar. El club participó con el nombre de República de St. Pauli.

En mayo de 2007 ganaron su liga, logrando el ascenso a la segunda categoría del fútbol alemán. El campeonato fue logrado con un empate a dos goles ante el Dynamo Dresde. Al final del encuentro se produjeron enfrentamientos en el estadio y los alrededores. Al anochecer, unas 35.000 personas se congregaron en el barrio rojo de Hamburgo para celebrar hasta altas horas de la madrugada el ascenso del equipo.


Como el St. Pauli, decenas de hinchadas del fútbol en varios países se han proclamado antifascistas, como las del Rayo Vallecano de España, Universidad de Chile, Fenerbahce turco, Celtic escocés, entre muchas otras.

Fuentes:

Diarios de fútbol. www.diariosdefutbol.com

Enric González. El sueño de un niño de Livorno. Historias del calcio y otros mundos. 13 de diciembre de 2004.

Manuel Vásquez Montalbán. "Fútbol: una religión en busca de un dios". Barcelona, Debolsillo, 2006.

Nacho Levy. "Militancia social, pelota al pie". Página/12, 10 de julio de 2007.

Oleguer Presas Renom. "Buena fe", traducido y publicado en: www.20minutos.es

http://prensarural.org/spip/spip.php?article1010

Fuente: Rebelión.org
avatar
Titor

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 08/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Jerezano el Mar Mar 30, 2010 10:18 pm

Dios.... no sabia nada de esto.. xD Gracias por la informacion =)
avatar
Jerezano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 06/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  zierzo el Miér Mar 31, 2010 12:47 pm

Deloitte??? De que me suena??? Shocked

zierzo

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 14/03/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿FUTBOL MODERNO?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.